Tus emociones: tu guía


No dejéis que el ruido de las opiniones de los demás ahogue vuestra propia voz interior. Y lo más importante, tened el coraje de seguir a vuestro corazón y vuestra intuición. Steve Jobs

Mantente alerta a lo que tu corazón tiene que decirte. Éste, aunque a veces de manera sutil, te indica en todo momento si tus acciones o decisiones te acercan a tu verdadero propósito o si te están alejando de el. Si tus actos y elecciones manifiestan para ti eventos o situaciones en donde experimentas alegría, júbilo, satisfacción, felicidad o algún otro sentimiento positivo o placentero significa que vas por un buen camino. Si por el contario, los sentimientos que experimentas son de frustración, aburrimiento, apatía, temor o cualquier otro de índole negativa, significa que tienes que corregir el rumbo.

Cuando haces a un lado a tu instinto y te enfocas exclusivamente en lo que tu mente lógica te presenta, puedes resultar engañado fácilmente ya que ésta resulta muy efectiva para encontrar diferentes razones que te parecerán sensatas y convincentes para orillarte a aceptar cualquier situación, aunque esta te resulte frustrante y contradictoria a lo que te dicta el corazón. Es por eso que muchas veces elegimos hacer aquello que creemos que debemos de hacer por encima de hacer aquello que nos gustaría y que nos llenaría de satisfacción.

¿Disfrutas las actividades que realizas cada día?

Si tu respuesta es no, significa que necesitas un cambio en tu vida. Cuando persigues tus sueños entonces le das un propósito a tu vida y atraes hacia ti todo lo que te mereces. Aún y cuando esto te asuste un poco, a menos que puedas deshacerte de ese temor, te estarás negando la oportunidad de manifestar para ti las condiciones propicias para perseguir objetivos más valiosos. Encuentra un propósito en tu vida y asegúrate de que tus acciones te encaminen a la consecución de éste. Todos tenemos mucho para ofrecer al mundo de forma única y no importa si esta contribución es grande o es simple. Tu mejor aportación radica en que seas tú mismo y en que busques hacer algo que te apasione, que te haga sentir feliz y orgulloso de ti mismo. Si todavía no encuentras tu verdadero propósito, sigue buscando y hazle caso a tu corazón, el sabrá cuando lo hayas encontrado. Ten fe en ti mismo y recuerda que la verdadera fe no conoce el fracaso y es la energía que le da vitalidad al poder creativo. Cuando te desprendes de aquellas ideas y necesidades que consideras obstinadamente importantes y a las que estás enganchado casi de manera crónica, entonces estarás conscientemente derribando los límites que tú mismo te has impuesto y como consecuencia estarás abriendo tu mente a nuevas posibilidades.

Publicado el abril 6, 2012 en Reingeniería Interior y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: