Tu exterior es un reflejo de tu interior


No vayas fuera, vuelve a ti mismo. En el hombre interior habita la verdad.

San Agustín

Sin importar qué es lo que esté aconteciendo en tu vida en este momento, es importante que te des cuenta de que lo que sucede en tu exterior, es un reflejo de lo que pasa en tu interior. Todo lo que hay en tu interior se materializa sin excepción en tu exterior porque ambos no son dos cosas distintas, sino dos vertientes de la misma cosa.

Este nuevo paradigma tiene una implicación trascendental en tu vida. Si deseas modificar tu entorno, debes de empezar por cambiarte a ti mismo. La mayoría de las veces solemos creer que nosotros reflejamos nuestro entorno. Es decir, si nos suceden cosas o eventos agradables entonces nos sentimos bien, y si por el contrario, nos suceden cosas o eventos negativos entonces nos sentimos mal y generamos pensamientos y emociones con esa misma polaridad. Sin embargo, esto no funciona así y en la medida en que reconozcas y entiendas esto, en esa misma medida tendrás la capacidad de modificar conscientemente tus pensamientos para dirigirlos intencionalmente a accionar cambios positivos en tu vida.

Si quieres lograr este cambio, tienes que modificar algunos patrones en tu interior. En otras palabras, no puedes esperar resultados diferentes si te mantienes pensando y actuando de la misma manera. La confusión y contradicción de las circunstancias y sucesos que quizá te rodean, no son otra cosa más que la respuesta a la confusión y contradicción que reside en tu mente.

Hacia donde mires, ahí estás. Tus relaciones, reflejan el tipo de persona que eres por dentro. Tu salud y tu situación económica, por mencionar algunas, son un reflejo fiel de la forma en la que piensas y en como te ves a ti mismo. Por simple ley de atracción, manifiestas los que piensas y sientes, ya sea que lo hagas de manera consciente o de forma inconsciente. La persona que siente miedo, angustia o ira, inevitablemente estará manifestando para si, situaciones en donde experimentar miedo, angustia o ira.

Aunque a veces nos pudiera resultar lógico y hasta sensato culpar a algo o a alguien más acerca de nuestra situación actual, esto lejos de arreglar las cosas sólo perpetuará nuestra situación. Por ley de atracción, nuestras emociones de frustración, culpa, reclamo o ira atraerán para nosotros más eventos en los cuales podamos experimentar más frustración, culpa, reclamo o ira. En la medida en que seamos capaces de entender lo que acontece en nuestro interior y cambiar conscientemente nuestro enfoque, en esa misma medida se modificará lo que sucede en nuestro entorno.

La buena noticia detrás de todo esto es que el poder para cambiar tu entorno está en tus manos, mejor dicho en tus pensamientos. Abre tu mente y comienza hoy por modificar conscientemente tus actitudes y pensamientos y empieza intencionalmente a cambiar para bien lo que sea que está aconteciendo en tu vida.

Publicado el marzo 21, 2012 en Reingeniería Interior y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: